El encanto de Tossa

Tossa de Mar es una antigua villa marinera, rodeada de cerros y bosques que se extienden hasta el mar. Sus aguas de color azul intenso y la luz que baña la localidad crean una atmósfera única que, en ocasiones, incluso parece irreal.

La costa se divide por riscos rocosos que dan lugar a playas y calas con gran encanto: Platja Gran, Mar Menuda, Ses Illetes, Caixa Infern, Cala Bona, Cala Pola, Cala Giverola, Cala Futadera, Es Codolar, Llevadó y Llorell, Portopí y Cala Morisca. En la colina entre Tossa y Lloret nos encontraremos miradores en la carretera con fantásticas vistas al mar.

Encontramos varios lugares de interés como la ciudad amurallada o Vila Vella, que está muy bien preservada y casi intacta. Le recomendamos pasear por las estrechas callejuelas del recinto amurallado y subir al Faro de Tossa, desde donde podrá disfrutar de las magníficas vistas de nuestra costa. Fuera de las murallas y limitado por las calles Portal y Estolt, se encuentra el tradicional barrio de pescadores.

La “Vila Nova”, es la zona comercial del centro de la ciudad. Aquí se encuentra la parte más nueva y moderna de la ciudad, donde veremos un gran número de apartamentos, hoteles, tiendas y bares.

La Villa romana dels Ametllers, descubierta en 1914, es una de las más importantes de la antigua provincia de Tarraco. Esta villa se dedicaba al cultivo de la vid y a la exportación de vino. Estaba situada en la ladera de Can Magí, orientada al mar y, desde el punto de vista arquitectónico, consta de dos partes: la “pars urbana”, situada en el nivel superior, donde destacan su magnífico conjunto termal, los mosaicos, los estucos, la fuente y la piscina con un precioso conjunto de esculturas de mármol de Carrara que se conservan en el Museo Municipal, y la “pars fructuaria”, situada en el nivel inferior, que constituía la zona industrial. Allí se encontraban los almacenes, las salas de producción donde se elaboraban los vinos, aceites, salazones y se guardaban los cereales.


El emblema de la Edad Media sigue siendo el recinto amurallado de la ciudad, es la silueta que mejor representa la imagen de Tossa en todo el mundo. Ejemplo de este periodo arquitectónico es La Torre de vigilancia de Can Magí o Torre de los Moros, construida en el S. XVI por orden de Felipe II para proteger a la población de las incursiones y de los piratas del norte de África. Estas torres se comunicaban entre ellas con señales de humo durante el día y señales de luz durante la noche.

Fuera de la muralla hemos de destacar dos edificios: por un lado, el antiguo Mas Rabassa, que data del siglo XIV; y por otro, la Iglesia parroquial de San Vicente, de estilo neoclásico, que se empezó a construir en 1755 y se finalizó en 1776.


En el interior del recinto amurallado del casco antiguo nos encontramos con pequeñas calles de piedra y casas habitadas originalmente por los pescadores, que ahora ocupan los visitantes de verano. La Casa del Batlle es ahora la sede del Museo Municipal donde se encuentra una valiosa colección de pintura moderna del período comprendido entre las dos guerras mundiales. Dentro de la ciudad se encuentra la capilla de la Mare de Déu dels Socors, construida por los pescadores, la Casa de la Cultura que es el antiguo Hospital de Sant Miguel fundado en 1773 por el indiano Tomás Vidal Rey, que dedicó gran parte de su fortuna a la construcción de un hospital de caridad para los pobres de la población, y Can Rissech, ahora convertida en hotel, diseñada por el arquitecto Antoni de Falguera.


Hay un encanto particular en las terrazas del paseo marítimo, que ha hecho que sean plasmadas en muchas obras de numerosos pintores, pero la característica principal de Tossa es su encanto, su luz, su romanticismo y la amabilidad de su gente.

Como la mayoría de los pueblos, Tossa de Mar tiene su mercado semanal, que se organiza todos los jueves de 09.00 a 13.00 h. en la Rambla Pau Casals y las calles adyacentes. En este mercado se encuentran verduras, frutas y otros productos alimenticios, así como plantas, ropa, zapatos, souvenirs, artículos para la casa, etc. También de gran relevancia es su mercado navideño, en el paseo marítimo, con productos típicos y artesanales.

Tossa, tradicionalmente, ha sido un destino turístico familiar, un lugar tranquilo donde las familias con niños se sienten a gusto. Les sugerimos algunas actividades que se pueden practicar con toda la familia, como por ejemplo una excursión en los barcos con fondo de cristal que permiten observar el fondo del mar y entrar en cuevas a lo largo de la costa, o alquilar un Kayak y hacer un recorrido por la bahía de Tossa o alrededor de “Ses Illetes”, que se encuentran justo detrás de la playa de la Mar Menuda. Otra opción es hacer una excursión en el barco Splash.


Si es amante de la cultura, le recomendamos adentrarse en la ciudad medieval amurallada, la “Vila Vella”, y llegar hasta el faro de Tossa que en la actualidad se ha convertido en centro de interpretación de faros, muy ameno e instructivo para todo tipo de público. No muy lejos de Tossa también se encuentran algunos parques acuáticos e instalaciones especialmente adecuadas para los niños de todas las edades, las más populares son Waterworld, Marineland, Mundial del Agua y el Parque Gnomo.

Cabe destacar, para los amantes del senderismo, la Ruta del Camino de Ronda con 2 opciones: una hasta Lloret de Mar y Blanes, y otra hacia Sant Feliu de Guíxols; esta ruta costera nos ofrece lugares paradisíacos e inolvidables vistas al mar.


En el pueblo de Tossa de Mar y sus alrededores, los aficionados a la fotografía encontrarán numerosos rincones de gran belleza que podrán inmortalizar. Y no podemos olvidar la Tossa nocturna, que nos ofrece muchas actividades y diversión: restaurantes, bares musicales, pubs, algunos de ellos con música en vivo, discotecas y cine. También podemos disfrutar de conciertos y diferentes eventos dentro del recinto amurallado de la Vila Vella.

Tossa de Mar dispone de piscina municipal cubierta donde encontrará dos piscinas climatizadas, una de ellas de poca profundidad. Al lado de la piscina hay dos pistas de paddle y una bolera.


También se puede participar, previa inscripción, en competiciones de fútbol-playa y voley-playa. Tossa ofrece a los amantes del mar numerosas actividades náuticas que podrá realizar en el Puerto de Sant Feliu de Guíxols con su Club Náutico, el muelle de Cala Canyelles, en Lloret de Mar y el Puerto de Blanes, Club Náutico. También se pueden realizar excursiones en catamarán, en otros tipo de barcos de vela ligera y Flying fish. Son importantes y populares los centros de buceo.


Si le gusta el golf, cerca de Tossa encontrarán instalaciones como el Club de Golf de l’Àngel de Lloret (9 hoyos), PGA Golf de Catalunya en Caldes de Malavella y el Club de Golf Costa Brava en Santa Cristina d’Aro. También encontrará pitch & putt, como el de Golf Papalús en Lloret.

La cocina de Tossa de Mar está en constante evolución. El pescado fresco y los mariscos son unos de los principales productos utilizados en la cocina local, teniendo en cuenta que aquí la pesca tiene una larga tradición.


Se trata de una cocina basada en el pescado pero también con muchas verduras, legumbres, carnes y frutas, a menudo cocidas en una cazuela con una cuidadosa elaboración empleando el “sofrito” (mezcla de salteado de verduras picadas como cebolla, ajo, tomate y pimiento, etc.), y con el toque final que dan “les picades” (ajo, hierbas y frutos secos picados), que aportan el sabor más característico y tradicional de la cocina mediterránea.


En relación a su cocina cabe destacar las Jornadas Gastronómicas, donde degustará el Cim i Tomba, plato típico de Tossa de Mar.

Can Carlus: el restaurante Can Carlus se encuentra en el entorno mágico de las murallas de Tossa. Es una cocina tradicional y moderna, donde la familia selecciona los mejores pescados, mariscos y carnes de la tierra para conseguir los gustos más tradicionales. Este restaurante tiene una excepcional carta de vinos y cavas.

Carrer Portal, 20. Tel.: 972 340 804


Can Pini: ubicado frente a la torre del reloj, ofrece, desde hace más de veinte años, una amplia variedad de platos auténticos y mariscos tradicionales. Aquí encontrarán un servicio amable y un ambiente familiar. Los dos comedores están decorados con pinturas de artistas locales y las terrazas con flores y plantas que proporcionan una hermosa vista de las murallas de la ciudad.

Carrer Portal, 14. Tel.: 972340297


Castell Vell: ofrece servicio de terraza en el corazón de la Vila Vella (casco antiguo), frente al Museo Municipal. La dirección del local se mantiene desde 1969 ofreciendo un servicio personalizado.

Plaça Roig I Soler, 2. Tel.: 972 341 030


Minerva: situado en una zona privilegiada de Tossa de Mar frente a la Platja Gran, junto a la estatua de la diosa Minerva y con hermosas vistas de la muralla de la ciudad. Este restaurante familiar ofrece un servicio amable y una gran variedad de pescados y platos caseros.


Av. Sant Raimon de Penyafort, 7. Tel.: 972 340 939